Radio Amishar

12 de agosto de 2011

Los Sofismas de Satanás

Meditaciones Matinales
De Amigos Adventistas
Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Viernes 12 de agosto del 2011


LOS SOFISMAS DE SATANÁS

Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 1 Cor. 2: 14.

Todo lo que las mentes de los principales hombres de ciencia puedan elucubrar sin Cristo, la luz del mundo, es como la paja comparada con el trigo. A Jesús le duele que tan pocos comprendan la ciencia de la unión con él. Las mentes que no están dirigidas por Dios no pueden entender la ciencia de la redención. El misterio de la piedad sólo se encuentra en el alma creyente desprovista del yo. El mayor en el reino de los cielos es el que está dispuesto a aprender como un niño. Se consideraba que el conocimiento y la educación de Nicodemo eran grandes y profundos, pero Cristo le mostró que no valían nada a la vista de Dios: Tenía que nacer de nuevo. Debía recibir nuevas ideas y entender que Dios se encuentra en toda verdadera ciencia. El Señor no sólo espera que los hombres hagan lo mejor posible, sino que aprendan y eduquen a los demás. Entonces podremos decir: "Yo sé a quién he creído. Jesús es el pan de vida. Si me alimento de él, seré uno con Cristo en Dios".
Al relacionarnos con cualquier aspecto de la obra de Dios, debemos usar fuego sagrado. La supuesta habilidad y la eficiencia humana son fuego común, pero Dios lo reconoce. Debemos mantener una actitud decidida ubicados sobre la elevada plataforma de la verdad eterna. Ha llegado el momento cuando todos los que trabajan en la obra de Cristo ostentarán la marca de Dios en sus palabras, espíritu y carácter, y en la honra que le tributan a Emanuel. Mientras nuestros hermanos divagaban acerca del misterio de la fe y la piedad, podrían haber resuelto el problema si hubieran proclamado: "Yo sé que Cristo es mi porción eterna. Su misericordia y su bondad me han engrandecido".
La verdad de Dios no ha sido magnificada por su pueblo creyente porque no ha logrado que forme parte de su experiencia personal. Se amolda al mundo, y depende de él para ejercer influencias. Permite que el mundo lo convierta, e introduce fuego común en lugar del sagrado para poder ajustarse a la norma del mundo en su obra específica. No deberían hacerse esfuerzos para imitar las costumbres del mundo. Ese es fuego común; no es fuego sagrado. El Pan de vida no sólo debe ser admirado, sino comido. El Pan que desciende del cielo da vida al alma (Manuscrito 96, del 10 de agosto de 1898, "Cristo, nuestra porción").

0 comentarios:

Datos personales

Mi foto

Programador, amante de la tecnologìa. Cristiano 100%. Me gusta el futbol, las cosas sencillas pero practicas.