Radio Amishar

10 de agosto de 2011

¡Sí! Uno Era Diferente


Pasaje clave: Génesis 6:9.

Noé era alguien común. No era un evangelista mundialmente conocido, tampoco era el director de alabanza de su iglesia, no era un discipulador, ni líder de algún grupo, y ni si quiera estaba en el grupo de danza. No era un teólogo con muchos títulos ni un predicador capaz de reunir multitudes. Y si no fuera por su edad (600 años) y por su blanca barba, tranquilamente podría pertenecer al ministerio juvenil. Y nosotros seguramente lo criticaríamos diciendo: “Míralo a Noé, cuándo pensará comprometerse en algún ministerio, nunca hace nada”.

Aunque las apariencias nos engañen, Noé sí estaba comprometido, pero con algo mucho más importante que un ministerio. Su compromiso era tan intenso que, entre todos, él fue el único a quien Dios tuvo en cuenta.

Noé estaba comprometido con la santidad de Dios. ¿Cómo piensas que habrá reaccionado la gente que lo conocía al ver que él era diferente y qué cosas habrá tenido que soportar por no ser como ellos?

¿Crees que ser diferente le sirvió para algo a Noé?


Noé era un auténtico diferente, comprometido con la santidad de Dios. Él no se dejaba arrastrar por la corriente de sus amigos, familiares o conocidos. Y fíjate que ni siquiera se dice que su propia familia fuera como él; si Dios los salvó y bendijo fue exclusivamente por la vida de Noé.

El pacto fue con él (6:18) porque él decidió no pactar con el pecado. ¿Valió la pena su decisión?

Piénsalo fríamente. Tú, ¿qué decisión hubieras tomado?

¿Vivir como todos y morir ahogado, o vivir en santidad encerrado durante un año en el arca, oliendo “la caquita” de los bichos y vivir para contarlo?”

¿Hay corrupción hoy? ¿Qué cosas y quiénes te parecen que se han corrompido?

¿Eres diferente a tus amigos, o a otras personas, en tu manera de pensar, de hablar, de sentir, de decidir, de reaccionar?

¿Cuáles crees que son los peligros de “hacer lo que todos hacen”?

¿Cuáles piensas que son las bendiciones de ser diferentes y comprometidos con la santidad de Dios?

¿Qué cambios importantes piensas que tendrías que hacer en tu vida para ser auténticamente diferente?

¿Estás dispuesto?



Piénsalo.

A veces creemos, equivocadamente, que ser diferentes es “ser pavos”, “ser tontos”, “ser amargos”, “no disfrutar nada”, “tener todo prohibido”, “ser raros” o “anormales “. Si piensas esto o te sientes así es porque estás permitiendo que Satanás te confunda.

Ser diferente es tener vida en medio de la muerte. Ser luz en medio de la oscuridad del pecado. Tener fortaleza en las debilidades. Poder decir NO a todo lo que corrompe (en cuerpo, mente y espíritu). Y decir SI a todo lo que te permite disfrutar de la vida plenamente.

Ser diferente es defender la verdad de Dios entre tantas mentiras y falsificaciones, es vivir sin pecado entre tanta pecaminosidad, es sonreír y gozar auténticamente entre tanta falsedad.

Ser diferentes (o santos) es pagar el precio de no ser entendidos por muchos. ¿Estás dispuesto?

Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Génesis”

0 comentarios:

Datos personales

Mi foto

Programador, amante de la tecnologìa. Cristiano 100%. Me gusta el futbol, las cosas sencillas pero practicas.