Radio Amishar

7 de mayo de 2012

CRISTO DEMANDA UNIDAD
ALZA TUS OJOS - ELENA G. de WHITE

"Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste." Juan 17: 21.

Todos necesitarnos la ayuda que podemos recibir de otros. Dios obrará en otras mentes además de las nuestras. Los diversos dones entregados a diferentes individuos deben combinarse para "perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo" (Efe. 4: 12). . . 

El Señor Jesús sanará nuestras flaquezas y debilidades. Somos pertenencia suya. Somos suyos por creación y por redención. Todos debemos estar unidos a El. Es la única Fuente de sanidad, Todo poder restaurador procede de El. Ha abierto una fuente "para los habitantes de Jerusalén, para la purificación del pecado y de la inmundicia" (Zac. 13: 1). Extiende a cada uno la invitación a venir y ser sanado, a beber del agua de la vida. No confiemos en nosotros mismos, sino en Jesús. 

Siempre habrá obstáculos delante de nosotros pero hemos de seguir a nuestro Líder y enfrentar nuestras dificultades en forma unida, tomados de la mano. Hay un solo camino al cielo. Debemos caminar en las huellas de Jesús, haciendo sus obras en la misma forma como El hizo las obras de su Padre. Debemos estudiar sus caminos, no los caminos del hombre; debemos obedecer su voluntad, no la nuestra; debemos caminar cuidadosamente. No se adelanten a Cristo. No hagan ningún movimiento sin consultar a si¡ Comandante. Pidan humildemente en oración y recibirán. El es "el camino, y la verdad, y la vida" (Juan 14: 6). 

Lean y estudien cuidadosamente la oración que Cristo elevó justamente antes de su enjuiciamiento, y que se registra en el capítulo 17 de San Juan. Sigan sus enseñanzas y obtendrán la unidad. Nuestra única esperanza de alcanzar el cielo está en ser uno con Cristo. Entonces, y a través de Cristo, lograremos la unidad. Ninguno es llamado a caminar solo. En Cristo salen a luz la vida y la inmortalidad. El abrió el camino al reino de los cielos a los que creen en El, pero no asigna a nadie un sendero diferente de aquel que todos deben transitar. Demanda unidad y debemos tener unidad. Dios nos pide que sumerjamos nuestro yo en Cristo. Para el hombre natural esto no es fácil. Pero mediante el poder de la encarnación de Cristo -Dios manifestado en la carne- la fortaleza de Dios se revela en bondad y belleza. "A todos los que le recibieron. . . les dio potestad de ser hechos hijos de Dios" (Juan l: 12). Mediante este poder podemos vencer nuestras malas tendencias y modificar así nuestras disposiciones imperfectas, de tal manera que la voluntad de Dios pueda cumplirse en nosotros (Carta 79, del 7 de mayo de 1903, dirigida a J. A. Burden, quien trabajaba en el Sanatorio de Australia y su esposa). 

Datos personales

Mi foto

Programador, amante de la tecnologìa. Cristiano 100%. Me gusta el futbol, las cosas sencillas pero practicas.