Radio Amishar

9 de septiembre de 2011

ANTES DEL ORGULLO VIENE LA CAÍDA

Matinales
De Amigos Adventistas
Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Viernes 9 de septiembre del 2011


ANTES DEL ORGULLO VIENE LA CAÍDA

Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. 1 Cor. 10: 12.

Antes que Pedro cayera, Cristo le dijo: "Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearas como a trigo" (Luc. 22: 31).
¡Cuán leal era la amistad del Salvador por Pedro! ¡Cuán, compasiva fue su advertencia! Pero a Pedro lo hirió. Basándose en su suficiencia propia afirmó con toda confianza que jamás haría lo que Cristo le había advertido. "Señor -dijo- dispuesto estoy a ir contigo no sólo a la cárcel, sino también a la muerte" (Luc. 22: 33). Su confianza propia fue su ruina. Tentó a Satanás a que lo tentara, y cayó en la trampa de su mortal enemigo. Cuando Cristo más lo necesitaba se puso de parte del enemigo y negó abiertamente a su Señor. . .
Muchos en la actualidad se encuentran donde se hallaba Pedro cuando con confianza propia afirmó que no iba a negar a su Señor. Debido a su suficiencia propia son presa fácil de los engaños de Satanás. Los que son conscientes de su debilidad confían en un poder superior. Y mientras miran a Dios, Satanás no tiene poder sobre ellos. Pero los que confían en si mismos son fácilmente derrotados. Recordemos que si no prestamos atención a las advertencias de Dios, caeremos. Cristo no evitará las heridas de los que se introduzcan por su cuenta en el terreno del enemigo. Deja que el autosuficiente avance impulsado por su supuesta fortaleza, actuando como si supiera más que su Señor. Entonces sobrevienen el sufrimiento y una vida trunca, o tal vez la derrota y la muerte.
En la guerra el enemigo aprovecha los puntos débiles de la defensa de aquellos a quienes ataca. En ese punto concentra sus más fieros asaltos. El cristiano no debiera tener puntos débiles en su sistema defensivo. Debiera estar protegido por el apoyo que brinda la Escritura al que está dispuesto a hacer la voluntad de Dios. El alma tentada logrará la victoria si sigue el ejemplo del que enfrentó al tentador con las palabras "Escrito está". Puede permanecer seguro bajo la protección de un "Así dice Jehová". . .
El Señor permite que sus hijos caigan, y entonces, si se arrepienten de sus malas acciones, les ayuda a ponerse en terreno ventajoso. Así como el fuego purifica el oro, Cristo purifica a su pueblo mediante la tentación y la prueba (Manuscrito 115, del 7 de septiembre de 1902, "El peligro de la suficiencia propia").

0 comentarios:

Datos personales

Mi foto

Programador, amante de la tecnologìa. Cristiano 100%. Me gusta el futbol, las cosas sencillas pero practicas.