Radio Amishar

7 de septiembre de 2011

NOS GUIARA A TODA VERDAD

Meditaciones Matinales
De Amigos Adventistas
Cada día con Dios - Elena G. de White
Hoy es Miércoles 7 de septiembre del 2011


NOS GUIARA A TODA VERDAD

Y yo rogaré al Padre, y os dará otro consolador, para que esté con vosotros para siempre. Juan 14: 16.

Cristo afirmó que después de su ascensión enviaría a su Iglesia su don mayor, el Consolador, que iba a ocupar su lugar. El Consolador es el Espíritu Santo. Es el alma de su vida, la eficiencia de su iglesia, la luz y la vida del mundo. Con su Espíritu Dios envía una influencia reconciliadora. . .
Dios me ha instruido que les diga, como asimismo a todo su pueblo, que tengan cuidado de no oponerse a la obra del Espíritu Santo, el Consolador enviado por Cristo, y que teman dar el primer paso presuntuoso en la senda de la rebelión. Cuando Cristo habló con los discípulos acerca del Espíritu Santo, trató de elevar sus pensamientos y ampliar sus expectativas para que lograran tener el más alto concepto de lo que es la excelencia. Tratemos de comprender sus palabras. Tratemos de apreciar el valor del maravilloso don que nos ha conferido. Tratemos de buscar la plenitud del Espíritu Santo. . .
No veo otro camino para nosotros que prestar atención a las palabras de Cristo: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame" (Mat. 16: 24). Tenemos que obedecer estas palabras si hemos de lograr la vida eterna. La Majestad del cielo descendió a este mundo para enseñarnos esta lección mediante una vida de abnegación constante. ¿No prestaremos atención a sus instrucciones?
Para ser salvos debemos tener una experiencia cabal en las cosas de Dios. La expiación del pecado ha sido hecha mediante el don del Hijo del Dios infinito. . .
Traer al pecador a los pies de Cristo es la obra del Consolador, del Espíritu Santo. El Salvador es el ejemplo divino, la perfección de la santidad y él modela el alma de nuevo. Tenemos el privilegio de recibir de Cristo toda la excelencia necesaria para perfeccionar el carácter. Pero para obtener esta excelencia debemos manifestar más abnegación y más espíritu de sacrificio. . .
Cristo ha hecho todas las provisiones del caso para que seamos hijos de Dios. "¡Oh -dice mi corazón-, alabad su santo nombre para que de su plenitud podamos recibir gracia sobre gracia!" Luchemos, mediante la aceptación de su Palabra, para alcanzar la más elevada norma de perfección. Sólo estamos seguros cuando procuramos las cualidades que hacen de nosotros hijos de Dios, poseedores de una excelencia santificada (Carta 155, del 5 de septiembre de 1902. dirigida al Juez Arthur y Sra., abogado adventista del Sanatorio de Battle Creek).

0 comentarios:

Datos personales

Mi foto

Programador, amante de la tecnologìa. Cristiano 100%. Me gusta el futbol, las cosas sencillas pero practicas.