Radio Amishar

18 de febrero de 2013

El poder de la esposa que ora


639-04-28-08-orando
OMARTIAN, Stormie
Cuando miramos a nuestro alrededor, nos damos cuenta de que las estadísticas sobre el aumento de divorcios han dejado de ser sólo números;
se están convirtiendo en personas, amigos, familiares, con nombre y apellidos, que un día se casaron con un proyecto de futuro para toda la vida.

En este libro, la autora comenta los diferentes métodos que ella utilizó cuando empezaron a surgir las diferencias con su esposo: discutir, rogar, no hacer caso, evadir, enfrentarse y, por supuesto, también utilizó el silencio.
En último lugar, también empleó la oración. Tras una gran acumulación de emociones negativas, barajó la posibilidad de la separación y el divorcio, como única solución para encontrar alivio.
Con frecuencia oraba para que el Señor cambiara a su esposo. Su oración favorita era: Cámbialo, Señor.
La oración favorita de Dios era Señor, cámbiame. Fue entonces cuando descubrió lo dolida que estaba con su marido y que no deseaba orar por él: Yo no deseo orar por él ni pedirle que Dios le bendiga. Sólo deseo que Dios golpee su corazón con un rayo y le dé la convicción de lo cruel que ha sido. Tuve que decir una y otra vez: “Dios, confieso mi falta de perdón hacia mi esposo. Líbrame de todo esto”.
Después de una noche luchando en oración, la autora comenta: Dios puso en mi corazón que, si yo me dejaba guiar por él y sacaba de mi corazón el deseo de irme y le entregaba mis necesidades, Él me enseñaría a entregar mi vida en oración por mi esposo.
Poco a poco los cambios empezaron a suceder y Dios le enseñó otros métodos a utilizar:
1. Cuando no puedas cambiar la situación en la que estás, cállate y ora.
2. Deja a un lado las expectativas, no idealices a tu pareja.
3. Ante todo, debe haber respeto mutuo.

En cada uno de los 30 capítulos que contiene el libro, la autora muestra diferentes aspectos de la vida de un matrimonio sobre los cuales orar. Al final de cada uno, propone un ejemplo de oración y unas “herramientas de poder”; éstas son versículos extraídos de las promesas que Dios nos da en la Biblia y que fortalecen nuestra oración.
“La fortaleza de un hombre y su esposa, unidos en la presencia de Dios, es mucho mayor que la suma de las fuerzas de cada uno de ellos en forma individual. Esto es porque el Espíritu Santo les une y añade poder a sus oraciones”

Datos personales

Mi foto

Programador, amante de la tecnologìa. Cristiano 100%. Me gusta el futbol, las cosas sencillas pero practicas.