Radio Amishar

20 de noviembre de 2014

Sembrar

Nuestro Padre celestial da la lluvia, el rocío, y la luz del sol desde el cielo para refrescar las flores y hacer que la vegetación crezca y florezca. Pero el hombre tiene una parte que hacer: Preparar el suelo y echar la semilla para que haya una cosecha. Si se cruzara de brazos y dijera: "Dejaré que las cosas sigan su curso natural. No tengo nada que hacer. Dios dará la cosecha. El enviará la luz del sol y la lluvia desde el cielo y yo me quedaré tranquilo", ¿qué clase de cosecha se produciría? El hombre debe cooperar con Dios y hacer su parte en la preparación del suelo y en la siembra de la semilla, y Dios dará el crecimiento.

0 comentarios:

Datos personales

Mi foto

Programador, amante de la tecnologìa. Cristiano 100%. Me gusta el futbol, las cosas sencillas pero practicas.